Un reciente estudio realizado a nivel internacional por la empresa de logística DHL señala a clientes y empleados como los perfiles más influyentes entre los distintos actores involucrados en el éxito de una empresa, por delante de otros grupos como los socios e inversores o los medios de comunicación.

De hecho, el 71% de los encuestados coinciden en manifestar que en la actualidad las compañías no pueden atender únicamente a los intereses de sus socios y que es necesario prestar atención a otros actores, más implicados directamente con el día a día de la empresa, como los clientes o los empleados. Grupos cuya mayor relevancia el 58% considera que se debe al auge de las redes sociales y la facilidad que ofrecen para trasladar sus mensajes a las empresas.

El objetivo del estudio realizado por DHL era explorar la importancia de la relación entre la empresa y sus distintos grupos de interés, así como los beneficios que esta relación conlleva para todas las partes. 

En este sentido, los resultados ponen de manifiesto cómo las empresas y sus grupos de interés (clientes, empleados, socios, proveedores, medios de comunicación, sindicatos o actores políticos) pueden beneficiarse de forma conjunta y sostenible a través de un diálogo sistemático. Y revela asimismo cómo las relaciones fluidas entre todas las partes permiten a las empresas mejorar su reputación y rendimiento a largo plazo.