Aleixandra Puchalt, Office Manager Clínica Primitivo Roig

Estudios en marketing emocional, experiencial y neuromarketing han demostrado que la intuición, nuestro sexto sentido, es mucho más decisiva que la razón. Las intuiciones se desencadenan como reacciones emotivas repentinas producidas por nuestras percepciones y sensaciones. Eduard Punset llega a afirmar que “las personas no razonamos, las personas reaccionamos emocionalmente”.

Es por ello que, aun pudiendo adquirir casi cualquier artículo por internet, seguimos yendo de compras, continuamos entrando en nuestras tiendas favoritas a tocar, oler, ver, oír o degustar sus productos. O investigamos nuevos establecimientos en busca de algo que nos sorprenda y acapare nuestra atención.

Todos nuestros sentidos juegan un papel determinante en la toma de decisiones, llevándonos a crear vínculos emocionales con aquellos productos, servicios, marcas o empresas que nos proporcionen experiencias agradables.

La Atención al Paciente es para todo el equipo dentalDoctors, un ejercicio de sensorialidad. Orientamos TODOS nuestros sentidos hacia el paciente para optimizar su “circuito de experiencias” durante la visita a nuestra clínica. En esta ocasión nos hace ilusión compartir con nuestros colegas de profesión cómo disfrutamos juntos con nuestros pacientes de la gestión de todos los sentidos.

    • VISTA: Es el primer sentido en entrar en juego y todo, hasta el más mínimo detalle, será analizado a través de sus ojos: limpieza, iluminación, mobiliario y decoración, apariencia del equipo humano… Un ambiente cálido y agradable y nuestro empeño en cuidar todos estos aspectos son cruciales en la percepción del paciente. Tampoco debemos olvidar el contacto visual, en nuestra relación con el paciente,  pues debe sentir que estamos exclusivamente pendientes de él.
    • OÍDO: Música suave de varios estilos y personalizable en cada uno de los boxes a gusto del paciente. Además, la insonorización de nuestras instalaciones evita que se escuchen ruidos que pudieran resultar molestos, por ejemplo, para un paciente que aguarda su turno en la Sala de Espera. Por supuesto, la escucha activa es vital para empatizar con el paciente y conocer sus expectativas, dudas, miedos,  ilusiones, etc.
    • OLFATO: Las personas recordamos un 35% de lo que olemos. Es, por tanto, el olfato un sentido a tener muy en cuenta. Así lo explicábamos ampliamente en el artículo Seducir con el olor . Desde luego, el olor tradicional a clínica dental no nos caracteriza.
    • GUSTO: Trabajando en las bocas de nuestros pacientes, el sentido del gusto es muy importante. Vigilamos que los productos que puedan despertar una sensación desagradable en su paladar lo hagan generando el menor impacto posible. Geles, anestesia, materiales de impresión, colutorios, etc… formarán parte de lo que el paciente sienta y, por tanto, de la valoración global de su visita.
    •  TACTO: Siempre respetando el espacio personal de cada paciente, apostamos por la cercanía. Tender la mano, saludar o despedirse con un beso o un abrazo permite conectar y romper la “barrera” del mostrador o de la mesa. Tomarnos ese tiempo “extra” con el paciente va muy ligado con nuestra filosofía Slow Dentistry.

Disponemos de cinco maravillosos sentidos con los que crear recuerdos estables y duraderos en la memoria del paciente y conseguir activar su sexto sentido para que intuya nuestra clínica dental como la mejor opción. Si todo esto va unido a un tratamiento de calidad y a un resultado excelente, habremos completado con éxito el ciclo de calidad y satisfacción total del paciente. Podríamos resumirlo como alcanzar la FIDELIDAD a través de la FELICIDAD.