Consejos para seleccionar personal

Muchas clínicas no disponen de personal orientado y especializado en recursos humanos y, por tanto, las decisiones de contratación a veces se limitan a la suerte, a la selección de la experiencia laboral más acorde al puesto buscado en el CV recibido, a las recomendaciones de colegas y conocidos y, en última instancia, a la confianza y sensaciones que transmite el entrevistado durante el encuentro efectuado cara a cara.

No obstante, es posible sistematizar el proceso de selección aumentando las garantías de éxito e incrementando las probabilidades de hacer una buena elección mediante el manejo de algunos factores que pueden darse en la entrevista:

CAPACITACIÓN

Este requisito puede parecer obvio pero no olvide confirmar que su candidato tiene la capacidad y la experiencia necesarias para llevar a cabo las principales tareas y funciones que el puesto de trabajo necesita cubrir. 

MOTIVACIÓN

Busque evidencias de que su candidato está suficientemente motivado, se va a esforzar y se compromete en desarrollarse y desea crecer en el seno de su entidad. Pregúntele qué sabe de la clínica, por qué quiere ser parte de la clínica y qué beneficios obtendrán ustedes con su contratación. Haga preguntas directas y busque la verdad. 

LEALTAD

No se puede esperar que un nuevo empleado sienta implicación y devoción inmediata con la organización a la que acaba de llegar. El compromiso y el sentimiento de pertenencia se acumula y se genera con el paso del tiempo pero, también es cierto que usted necesita unas garantías que demuestren el grado de fidelidad de su reciente fichaje. El esfuerzo por contratar y capacitar a alguien que no tiene intención de quedarse más de unos pocos meses en la clínica es un riesgo que puede limitarse si considera durante los primeros meses su nivel de ausencias; si se toma la molestia de evaluar su rendimiento y su productividad; si analiza su actitud y su integración con el resto de compañeros o si mide su compromiso para cubrir las necesidades de su organización.

COMPENSACIÓN BILATERAL

Asegúrese de que usted está ofreciendo un salario competitivo y unas condiciones laborales aceptables para, a continuación, tratarlo con el candidato y, de esta forma, pactar su conformidad. La contratación de un trabajador que va a quejarse de su salario, de su horario, de sus funciones o de sus condiciones laborales condiciona su desarrollo, su productividad y su actitud. Por consiguiente, se trata de un elemento nocivo para usted y su clínica ya que esta persona terminará contaminando el buen clima del centro, haciendo peligrar las bases del entendimiento, la confianza y la comunicación entre todos los miembros.

La honestidad y los valores de la persona que acaba de contratar son fáciles de ver en el desempeño de sus funciones y en la adaptación a su nuevo entorno de trabajo. No olvide medir los resultados, además de supervisar, controlar y pedir la opinión de quienes le rodean para asegurarse del rendimiento, la implicación y la motivación de su recién llegado. Asiente con él una comunicación fluida y transparente que, a su vez, le beneficiará para establecer un clima de confianza que evoque y provoque el trabajo en equipo y refuerce la estabilidad de su organización.