La cifra de trabajadores en activo que buscan un empleo diferente se sitúa en nuestro país en el 13,5%, según revela un estudio realizado por Randstad Workmonitor. Entre los motivos de descontento se encuentran fundamentalmente el salario y la inseguridad laboral, hechos que llevan a los empleados a plantearse la posibilidad de buscar otras alternativas que les proporcionen mayor satisfacción.

El descenso en los niveles de desempleo y la recuperación de la confianza en el mercado laboral son otros factores que parecen animar a aquellos que ya tienen un trabajo a explorar otras ofertas en busca de un cambio. En los últimos cuatro años esta tendencia ha ido creciendo de forma sostenida, aunque todavía se mantiene por debajo de la media europea (15%). 

Por sexos, el estudio de Randstad Workmonitor indica que el número de mujeres y de hombres que busca un cambio de ocupación en 2014 es similar: el 13,5% en ambos casos., mientras que en 2013 eran mayor el número mujeres que aspiraba a encontrar un puesto de trabajo diferente.