En el año 2003, la ADA (American Dental Association) publicó los resultados del informe de la Encuesta sobre el Bienestar del Dentista. En aquel momento, el 80% de los profesionales encuestados dijo que su trabajo resultaba estresante, y un 12% consideró que el nivel de dicho estrés se situaba como “severo”.
 
Más de una década después la ADA ha vuelto a repetir el estudio, con el objetivo de comparar ambos resultados y comprobar cómo evoluciona la situación en el sector. En la actualidad, prácticamente el mismo porcentaje de dentistas que en 2003 perciben su trabajo como una fuente de su estrés. Pero no son los únicos indicadores que han sufrido cambios.
 
Es necesario diferenciar entre dentistas que son propietarios únicos de sus clínicas y aquellos que son empleados, es decir, trabajan para algún otro profesional. Atendiendo a esta diferenciación, los primeros padecen un nivel de estrés algo más alto que los segundos. Esta situación es inversamente proporcional a la satisfacción laboral que experimentan; disminuye el porcentaje de los propietarios únicos (del 57% al 49%) mientras que los dentistas empleados aumentaron su nivel de satisfacción en casi cuatro puntos.
 
También se ha hecho hincapié en otros indicadores como la depresión, que ya afecta al 26% de los odontólogos y sigue aumentando, el acoso en el trabajo o la dificultad para conciliar el sueño, que creció del 22 al 25% durante estos años. Respecto a la voluntad de buscar ayuda de forma externa para solucionar estos síntomas, el panorama tampoco resulta especialmente favorecedor; hoy en día más del 54% de los encuestados afirma ser capaz de resolver estos problemas por su propio pie.
 
En dentalDoctors apostamos por un modelo de gestión que permita reducir en la medida de lo posible los niveles de estrés y al mismo tiempo aumentar la satisfacción en el lugar de trabajo. Una correcta gestión de la agenda para evitar la acumulación de pacientes en la sala de espera, realizar reuniones de equipo para mejorar el ambiente de trabajo o practicar ejercicios de mindfulness son parte del Método Slow Dentistry, creado por el Dr. Primitivo Roig.