El peso del precio en la estrategia de marketing

Anteriormente hemos hablado sobre las variables que afectan a la estrategia de marketing. Con una nomenclatura anglosajona, comenzaron siendo 4 P’s: Product, Place, Price y Promotion. Con el tiempo y el avance en el campo del marketing, estas 4 variables han evolucionado y crecido hasta llegar a 7 P’s, añadiendo así People, Processes (procesos) y Physical Evidence (evidencia física.

Todas y cada una de estas variables inciden y condicionan directamente la estrategia de marketing, si bien el precio resulta una de las más difíciles de delimitar y trabajar, pues entran en juego factores subjetivos como la percepción del consumidor o su capacidad económica. 

Estudias toda las variables
La determinación del precio es una labor complicada, pues depende de muchos factores diferentes. Algunos corresponden a variables internas, como los costes de producción y distribución o el beneficio que se desea obtener. Sin embargo, también entran en juego factores externos que dependen de los consumidores, como la percepción calidad-precio o la demanda en el mercado actual

Aprecia el trabajo realizado 
Todo tratamiento hacia el paciente, por sencillo y breve en el tiempo que sea, conlleva un esfuerzo y dedicación por parte de los miembros del equipo clínico. Cuando optamos por bajar el precio de un producto o servicio, realmente se está disminuyendo el valor humano, puesto que los demás costes (proveedores, suministros, etc.) continúan siendo los mismos.

Precio Vs. Valor
Es importante diferenciar estos dos conceptos. El precio es lo que cuesta un producto y puede calcularse de forma exacta. De forma contraria, el valor responde a una apreciación del consumidor, es decir, lo que este está dispuesto a pagar por obtenerlo. Cada individuo tiene una escala de necesidades, gustos y prioridades diferentes, por lo que un precio que puede resultar adecuado para unos, puede ser excesivo, o incluso insuficiente, para otros

Segmentación de mercado
El mercado está compuesto por grupos de consumidores muy diferenciados (edad, poder adquisitivo, intereses y necesidades, etc). Si bien en el campo de la odontología no resultaría adecuado tener precios distintos para un mismo producto en función de variables como la edad o los intereses.

Revisión
A través de los indicadores de medición de calidad, de los que hemos hablado en este otro artículo, debes comprobar periódicamente la eficacia de la estrategia del marketing mix y cada uno de los elementos que lo componen. Aunque el precio puede resultar la variable más difícil de modificar, siempre es imprescindible valorar un posible cambio, si con ello se consigue continuar siendo sostenible y accesible para el paciente, obteniendo un mayor resultado y cumplimiento de objetivos.

El plan de marketing es un documento estratégico vivo que te permitirá cumplir tus metas y objetivos si se lleva a cabo adecuadamente y con rigor. Si quieres saber cómo elaborarlo puedes consultarlo aquí