Para ello debemos recurrir a los datos analíticos del entorno para valorar los pros y los contras de nuestros actos además de prever las repercusiones y las posibles situaciones colaterales, teniendo en cuenta que las decisiones implican y causan efectos en los miembros del equipo. 

Para conseguir el mejor resultado, obtener consenso, reducir los conflictos y los desacuerdos y lograr la implicación de todos, recomendamos que antes de tomar una decisión que afecte al grupo, se reúna con los miembros de su equipo y consulte sus opiniones. Obtener feedback del personal clínico puede serle de gran ayuda. 

Pruebe los siguientes pasos para aprovechar al máximo la reunión con su equipo:

1.    Dividir al grupo en dos: el grupo analítico y el grupo crítico.

El equipo de análisis registra metódica y objetivamente los puntos principales, los detalles y las claves que implican las consecuencias y las derivaciones de la decisión. El grupo crítico, sin embargo, escucha con atención y registra las preguntas, ideas, inconvenientes e impresiones que vienen a la mente de los implicados.

2.    Recoger las impresiones de ambas partes en un acta.

Después de la exposición, una persona de cada equipo organiza las opiniones del equipo en un formato fácil de leer de forma resumida. Se distribuyen copias del acta donde se han recogido todas las opiniones e informaciones y se emplaza al grupo a estudiarlas para comentarlas en una próxima reunión.

3.    Exposición de las conclusiones.

Tras analizar las actas, se emplaza al equipo a discutir y exponer las conclusiones a las que se han llegado. A partir de la información recogida y tras responder a las preguntas y dudas del grupo, se procede a tomar una decisión consensuada y reflexionada.