Conseguir que los pacientes se sientan cómodos y seguros en nuestra clínica odontológica no es solamente un medio para el éxito sino un fin en sí mismo. Muchas personas tienen miedo de visitar al dentista y la obligación del profesional es conseguir minimizar ese miedo. 

La localización de la clínica es un punto importante pero la mayor parte del peso la lleva el interior. La decoración y el ambiente deben ir acorde a las sensaciones que intentamos transmitir.  Los colores, así como la iluminación, deben ser suaves, neutros, que no causen nerviosismo ni malestar, especialmente en lugares donde el paciente va a pasar más tiempo como la sala de espera o el gabinete. Los muebles deben ser cómodos y no dar sensación de abarrotado. 

Para dotar a la clínica de un valor añadido existen ciertos elementos que no suelen ser tenidos en cuenta. Por ejemplo, el olor que haya en la consulta o la música que se escucha. Expertos en marketing sensorial y olfativo recomiendan no utilizar olores fuertes sino que evoquen limpieza y frescura. En la biblioteca de archivos de nuestra web encontrarás un interesante artículo de marketing olfativo y la música en la clínica dental.

Todos estos elementos y acciones ayudarán al paciente a sentirse más confortado y relajado y harán de la clínica un lugar más apacible. Sin duda alguna, nos regalarán una sonrisa al marchar. La clínica más bonita y mejor organizada no nos llevará al éxito por sí sola, pero sin duda nos ayudará a conseguirlo. En dentalDoctors estudiamos constantemente los flujos de pacientes y de profesionales en la clínica dental para optimizar al máximo la organización interna, al mismo tiempo que analizamos la experiencia del paciente en nuestras instalaciones para lo que ayudamos a que los dentistas cuiden hasta el último detalle la atención a sus pacientes.