Gestos que acercan y alejan a tus pacientes

La mayoría de los potenciales pacientes toman la decisión de si acudir o no a una determinada clínica dental en función de las opiniones de otras personas que ya han pasado previamente por ella y cómo se han sentido con la experiencia, en base no solo a la satisfacción con el resultado obtenido con el tratamiento si no también a las emociones y sensaciones percibidas durante el tiempo que se haya prolongado el mismo.

Por esta razón se hace necesario prestar la atención y otorgar la importancia correspondiente a los detalles, pues en los pequeños gestos puede radicar la diferencia y ese valor añadido que hará que nuestro paciente se acerque o aleje de nosotros para siempre.

Interésate y recuerda sus grandes momentos
Los pacientes nos hacen partícipes de sus vivencias personales, como el deseo de mejorar su estética bucal debido a un gran evento que va a producirse pronto en el futuro. Recordar sus necesidades y motivaciones durante todo el tratamiento e interesarte por su desarrollo te hará ganar muchos puntos de confianza.

No abuses de la terminología médica
La mayoría de los pacientes no conoce el lenguaje clínico correcto para la explicación de su problema de salud bucodental ni su solución. Por esta razón, cuando el dentista explica el procedimiento a seguir para el tratamiento, en muchas ocasiones el paciente no lo entiende de forma completa y precisa, y en muchos casos, por miedo a quedar mal o molestar, no formula las preguntas que le surjan. Utiliza palabras adaptadas al lenguaje más coloquial posible y haz partícipe al paciente de la importancia de comprender correctamente en qué consistirá el tratamiento, animándole a preguntar todo aquello que no le haya quedado claro.

Avísales si se produce un retraso en la cita
Si bien la persona responsable de la agenda debe avisar a los pacientes si se producen retrasos, no siempre será posible preverlos con antelación. Si el paciente se encuentra en la sala de espera y su cita se demora, tómate unos segundos para acercarte, hacerle partícipe de la situación y disculparte por las molestias ocasionadas. Ellos valorarán tanto la información como el detalle de haberlo hecho en persona.

Hacer de la clínica un lugar más amable
A la mayoría de los usuarios no les resulta agradable la visita al dentista debido a diversos factores ambientales, tales como el olor, el sonido del material clínico o la tensión que supone tener que mirar fijamente al techo durante la sesión. Indaga qué aspectos de la clínica son los menos valorados por tus pacientes y define un plan de actuación para mejorarlos. Los pacientes se sentirán más relajados y acudirán más felices a la clínica.

Descansos durante su visita
Algunas citas pueden resultar muy largas, demasiado para el paciente. A los minutos necesarios para realizar el tratamiento se suma la incomodidad que puede sufrir (por ejemplo, estar mucho tiempo con la boca abierta) y existen formas de mejorar su experiencia. Realiza breves parones durante la sesión e interésate por cómo se encuentra el paciente; muchas veces no se comunica por miedo a entorpecer la labor del profesional o resultar molesto.

Realiza un seguimiento
Percibir un interés por parte de su dentista tras la realización de un tratamiento hace que se sienta querido y cuidado, convirtiéndose en un paciente mucho más fidelizado que aquel a quien se le despide de forma rutinaria tras la intervención. Una toma de contacto breve a través de una llamada telefónica puede suponer una diferencia de percepción muy grande con un solo un pequeño gesto

Todos estos gestos implican cambios pequeños y sencillos de implementar, pero pueden suponer un valor diferencial que te posicione por delante en la mente de tus pacientes. La Slow Dentistry es una forma y filosofía de trabajo que promueve esta atención a los detalles como forma de ejercer una odontología amable y en calma, beneficiando a los pacientes a través de una correcta gestión de la clínica. Realiza valoraciones periódicas y trabaja para mejorar la experiencia de tus pacientes y el nivel de calidad ofrecida, llevando a la clínica al éxito.