Por Virginia Baldoví.

Partiendo de la concepción de que quien no está en Internet, no existe, las páginas web se han convertido para las empresas, también para las clínicas dentales, en un elemento imprescindible dentro de su proyección pública. Sin embargo la creación de una página web puede abordarse como una mera presencia en la red o concebirse como una herramienta de marketing que permita ampliar el conocimiento de nuestra organización entre el público objetivo.

Si lo que se pretende es lo primero, basta con comprar un dominio y “colgar” en él un diseño atractivo, de forma que, aquel que quiera encontrarnos en el ciberespacio pueda hacerlo. Pero si el objetivo es que nuestra web sirva para poder llegar a un mayor número de gente, captar su atención y animarlos a elegirnos, entonces es necesario realizar un planteamiento más complejo, que tenga en cuenta aspectos como de qué forma se van a presentar los contenidos, de qué manera se va a trabajar en el posicionamiento, y de qué forma y con qué periodicidad se va a medir el retorno generado. 

  • Definir el objetivo: Lógicamente, será necesario saber con carácter previo qué objetivo concreto se persigue (lograr un mayor número de pacientes, construir imagen de marca, prestar un servicio adicional a los pacientes ya existentes, …), pues de esto dependerá el tipo de sitio que se construirá y qué tipo de contenidos se priorizarán (información corporativa, fotografías, información sobre tratamientos en general, …).
  • Conocer el público que se quiere alcanzar: En el caso de que el objetivo sea llegar a un tipo concreto de paciente, será necesario además determinar las características concretas de éste, para establecer la mejor manera de captar su atención. 
  • Establecer una estrategia de posicionamiento: Otro aspecto a tener en cuenta será cómo vamos a conseguir que nuestra página web obtenga el posicionamiento necesario para alcanzar al público objetivo definido.
  • Medir y analizar: Por otra parte, si la planificación constituye una de las principales claves en la gestión profesional –pues permite establecer de qué forma se prevé acometer el cumplimiento de los objetivos diseñados–, el seguimiento y la medición de resultados resultan vitales para hacer que esta planificación pase de ser un simple diseño en papel a un verdadero plan de acción. 

En resumen, para hacer que nuestra página web sea, más allá de un escaparate, una verdadera herramienta de marketing será necesario realizar un ejercicio de planificación previo a su creación, aunque lógicamente sin olvidar que el objetivo que se persiga con ella debe ser coherente con el objetivo global del Plan de Marketing de la clínica, de forma que se integre en él como una estrategia más sirviendo de apoyo y complemento para la consecución del fin definido.


Virginia Baldoví González es Licenciada en Ciencias de la Información – Sección Periodismo y Master en Comunicación Corporativa. En la actualidad dirige el departamento de Comunicación y RRII de dentalDoctors.