Los recursos humanos son el centro vital de cada empresa. Sin ellos no se pueden realizar los procesos y las tareas para sacar adelante la actividad. Por eso es muy importante contar con un equipo de trabajo motivado, que genere confianza, responsable y que esté contento por lo que hace. En este sentido, es importante identificar qué motivos llevan a los miembros del equipo a sentirse satisfechos y, por tanto, implicados con su puesto de trabajo y con la empresa, algo en lo que, según destaca el último informe de la consultora de Recursos Humanos Ranstad, la retribución no es el único factor a tener en cuenta.

Así, según este estudio, el 64% de los empleados señalan el componente económico como uno de los cinco factores más importantes a la hora de valorar su satisfacción laboral, seguido de la estabilidad laboral a largo plazo, que es destacado por el 58 %. El contar con un ambiente de trabajo agradable y la posibilidad de conciliar trabajo y vida privada son también factores altamente importantes para la mitad de los encuestados.

Preguntados por las características principales de lo que consideran un entorno laboral agradable, la mayoría coinciden en señalar la existencia de espíritu de equipo (64%), en el que se produce una comunicación abierta y honesta (50%) y en el que se reconoce el trabajo bien hecho (48%).

Estos datos implican, desde el punto de vista directivo, que, a la hora de organizar y gestionar los recursos humanos, será fundamental considerar tanto aspectos tangibles, justa remuneración, incentivos, etc., como también y sobre todo aspectos intangibles susceptibles de generar motivación laboral, como la creación de objetivos compartidos y la generación de implicación y cohesión, pues estos factores a su vez llevarán a un sentido de pertenencia a un grupo y, en definitiva, al espíritu de equipo.  Tal como asegura el director de dentalDoctors, el Dr. Primitivo Roig, “la motivación del equipo debe estar entre las preocupaciones principales de todo directivo que pretenda desarrollar una práctica clínica en un excelente ambiente de felicidad, cooperación y estabilidad”.   Por lo tanto, el directivo que sepa crear un entorno laboral efectivo y positivo tendrá  resultados mejores, ya que todo el equipo tendrá la apropiada motivación para dar el máximo y alcanzar objetivos que sentirá como suyos. Esto será una marca distintiva en el trato y en el servicio que ofrecemos a nuestros pacientes, que podrán respirar la posibilidad y la buena disposición de todos los miembros de la organización.