La transformación digital, una necesidad también para las pequeñas empresas

Nadie pone en duda hoy día que vivimos inmersos en la era digital; smartphones, tabletas y ordenadores portátiles son ya una extensión más de nuestras vidas personales y profesionales hasta el punto que a lo largo de 2015 se vendieron más de 1.900 millones de estos dispositivos en todo el mundo, como se desprende de un reciente estudio realizado por la consultora IDC.

Este dato confirma la imperiosa necesidad de adaptarse a esta nueva sociedad cada vez más digitalizada y es precisamente en esta “transformación digital” donde muchas pequeñas y medianas empresas (pymes) se encuentran con el problema de encontrar soluciones rentables para adaptarse a los nuevos cambios.

Uno de estos cambios es el manejo de la información, y es que, al enfrentarse a grandes volúmenes de información y contar empleados con acceso a estos datos “en cualquier momento y desde cualquier lugar”, las compañías deben prestar atención a qué información se puede imprimir, así como identificar qué personal requiere acceso a determinados datos y quiénes necesitan solo acceso restringido. Sin embargo, el estudio concluye que solo un 25% de las pymes europeas han implementado soluciones de seguridad de documentos, como por ejemplo la creación de identificadores de usuario.

De hecho, el estudio realizado por IDC indica que sólo un tercio de las compañías están decididas a apostar por un mundo digital, buscando formas de gestionar el crecimiento de la información de manera eficaz, mientras que los dos tercios restantes han de comenzar a prepararse para todas las situaciones posibles con el fin de evitar problemas en el futuro. El reto, por tanto, está servido.

La digitalización de la Odontología, la historia clínica 2.0 y la comunicación entre profesionales es ya una realidad que habrá que gestionar cada vez mejor para garantizar la eficiencia y la seguridad del manejo de los datos