Los códigos QR y sus aplicaciones médicas

Quizá crean que los códigos QR no serán fácil deintroducir en el sector odontológico. Ahora bien, también es cierto que haceunos años tampoco era imaginable que pudiéramos viajar de un punto a otro sinmás billete que la imagen de puntos blancos y negros reflejada en la pantallade nuestros teléfonos móviles.

¿Imaginan disponer a través de un simple código de todala información sobre las condiciones de salud, las últimas revisiones, lostratamientos preventivos realizados, los tratamientos sugeridos, las alergias olos contactos de emergencia de todos sus pacientes? No sería tan descabelladoempezar a plantearse esta posibilidad si contemplamos la opción de los códigosQR.

Cuando el paciente llega por primera vez a laclínica dental, se hace necesario entablar una conversación con él para recabardatos a través de un cuestionario que nos proporcione información sobre suidentidad, sus datos de contacto, su estado de salud, sus hábitos, su históricode intervenciones y enfermedades pero también cuestiones relativas a susexpectativas, necesidades y motivaciones. Una vez que se tiene toda este informe,se almacena en la historia clínica del paciente y, a partir de ahí, en cada unade sus visitas odontológicas se deberá actualizar su historial médico.

Si introdujéramos todos estos datos personales ysanitarios de nuestros pacientes en códigos QR, se agilizarían los trámites yla actualización de forma inmediata, además de reducir de forma muy notoria loserrores y negligencias médicas. Además, por el bien del sector y siempresalvaguardando la Ley de Protección de Datos y la voluntad de los propiospacientes a disponer libremente de sus códigos; éstos serían de uso común. Siendoestos códigos intercambiables, legibles y utilizables por otros dentistas o porotros profesionales médicos  en susgabinetes.

Así, la información digitalizada le diría aldentista -tras un simple escaneo del código- el perfil e historial de pacienteque está tratando: si tiene alguna enfermedad subyacente, está tomando algúnmedicamento que pueda poner en peligro la efectividad del tratamientorecomendado, si tiene alergias a tener en cuenta, si es propenso a sufririntolerancia o existen condiciones que pueden dañar su recuperación, etc.

En última instancia, el código QR además de sertendencia y un innovador sistema que permite almacenar información en unaespecie de código de barras de última generación, puede ayudar a reducir loserrores médicos y prevenir las complicaciones médicas de los pacientes. Esto essólo uno de los muchos ejemplos que ponen de manifiesto que las nuevastecnologías están cambiando el cuidado de la salud y, por lo tanto, sus usos enodontología no han hecho más que empezar.

Está claro que la tecnología, debido a suprecocidad y su pronta caducidad, abre la veda a las dudas, quizás éticas ydesde luego legales, que obligarán a ver cómo la legislación vigente va dejandopaso a las cada vez más innovadoras y veloces nuevas técnica, procesos yknow-how de la era informática digital. El tiempo dirá cómo y cuándo estasnuevas herramientas de gestión pasan a incorporarse en nuestro día a día.