Malos hábitos que afectan a la productividad en la gestión de la clínica dental

 

31 de Julio de 2021

 

La gestión de la clínica dental es, en sí misma, un trabajo a jornada completa, puesto que cada procedimiento, protocolo, atención al paciente o acción que se lleva a cabo dentro de la clínica dental nace de una gestión previamente definida. Si además le sumas tu labor como profesional de la odontología, el resultado es mucho tiempo de trabajo durante el día que debe optimizarse y ser lo más productivo, rentable y equilibrado posible con tu vida personal.

En ocasiones la productividad no llega a los niveles que deseas o que esperas obtener tras el enorme esfuerzo que realizas como director o gerente de tu clínica dental. Se trata de algo más común de lo que pensamos, y en dentalDoctors nos dimos cuenta de ello hace ya más de 15 años, desde los cuales venimos impartiendo nuestros cursos de formación en materia de dirección y gestión odontológica. Esta situación a la que te enfrentas, como muchos otros profesionales de la odontología, probablemente se debe a que los malos hábitos se han instaurado en tu forma de trabajo sin darte cuenta, y para ello hemos recopilado algunos de aquellos errores más frecuentes a la hora de afrontar la gestión de la clínica y cómo solventarlos.

 

El multitasking, o cómo acabar haciendo mal dos cosas.

En un mundo que continúa apostando en ocasiones por el ritmo de vida acelerado y frenético, son muchos quienes creen que hacer dos cosas a la vez es sinónimo de eficacia y un atajo a seguir, pero la realidad es que cuando trabajamos en dos cosas a la vez solo conseguiremos realizar ambas mal o de forma incompleta, llevando incluso a tener que emplear el doble de tiempo que si se llevara a cabo de forma independiente. Nuestro cerebro no es partidario del multitasking y la concentración total en ambas cosas resulta muy complicada y puede desembocar en errores que no se cometerían de estar focalizados en una sola tarea.

 

Si no sabes cuáles son las tareas prioritarias que debes realizar, su tiempo de ejecución ni cuándo llevarlas a cabo, el resto de la organización “estará limitada” y no será todo lo productivo que podría ser.

 

Priorizar incorrectamente las tareas propias de la gestión de la clínica dental.

Uno de los hábitos más comunes es la delimitación incorrecta de la prioridad, naturaleza e importancia de las tareas a realizar. Si no sabes cuál es la gestión más importante que debes realizar, cuánto de tu tiempo va a conllevar ni cuándo es el mejor momento para llevarla a cabo, el resto de la organización “estará limitada” y sufrirá las consecuencias. Siempre hay tareas más o menos importantes, más o menos apremiantes o que conllevan más o menos esfuerzo; dale a cada una de ellas la posición que merece en tu lista de quehaceres y verás aumentar la eficacia de tu sistema de organización. De igual manera te recomendamos enfrentarte a las tareas más prioritarias y complicadas lo antes posible en el día; así te aseguras no solo de que la tarea queda realizada y no se relega debido a posibles imprevistos, sino que al haber terminado la tarea más importante te sentirás más satisfecho contigo mismo desde el principio del día.

Demasiadas reuniones que restan productividad al tiempo de la gestión de la clínica dental.

El trabajo en la clínica dental es una cuestión de equipo y es aconsejable realizar reuniones periódicas, pero es importante no sobrecargar la agenda. Las reuniones deben fundamentarse en una necesidad, tener un objetivo y preparación claros y desarrollarse de forma ágil y dinámica, para evitar dispersiones y pérdida de tiempo que podría ser productivo para continuar con las responsabilidades de la gestión de la clínica dental.

Interrupciones durante el horario establecido para la gestión de la clínica dental.

Cuando has designado un horario concreto para dedicarte a la gestión de tu clínica, es fundamental cumplirlo. Evita cualquier tipo de distracción que pueda desconcentrarte y llevar a disminuir tu productividad, ya sean interrupciones a nivel individual, como parones para leer el correo electrónico, mirar Internet o consultar las redes sociales, etc. Todas estas interrupciones harán que te cueste más tiempo volver a concentrarte en lo que estabas haciendo y tu tiempo de productividad sea mucho menor.

Desatender el descanso y estilo de vida saludable.

Para una concentración en cualquier asunto, especialmente para el ámbito laboral, hay que ser consciente de que el cuerpo y la mente necesitan estar en su máximo nivel de energía posible. El descanso y el sueño de calidad son fundamentales para recargar pilas y rendir plenamente. De igual forma, una buena pauta de alimentación y una rutina de ejercicio te ayudarán a sentirte mejor preparado para afrontar las responsabilidades y tareas como director o gerente de la clínica dental.

 

La clave para evitar la procrastinación está en identificar qué es lo que hace que la tarea resulte inabordable, para saber cómo hacerle frente y pasar a la acción lo antes posible.

 

Delegar no significa ceder el control de la gestión de la clínica dental.

Tus tareas como director o gerente de una clínica dental son muchas, por supuesto, pero eso no significa que todas debas hacerlas tú para que salgan adelante de forma satisfactoria. Emplear tu tiempo en realizar tareas que pueden llevar a cabo otros miembros de tu equipo que, no solo están capacitados para ello si no que supone un incentivo para el desarrollo de su motivación y realización laboral, no haría sino reducir la productividad de aquellas tareas que sí que debes realizarlas tú como responsable al frente de la gerencia de la clínica dental.

La procrastinación, el enemigo nº1 de la productividad en la gestión de la clínica dental.

He aquí el más común de los malos hábitos cuando hablamos de productividad. La procrastinación es la tendencia a posponer una tarea más difícil, más ardua o que supone mayor desafío personal, por otra más sencilla y más placentera de realizar. La clave para evitar la procrastinación está en identificar qué es lo que hace que la tarea resulte inabordable, para saber cómo hacerle frente y pasar a la acción lo antes posible. De lo contrario, nunca te quitarás la tarea de encima ni la presión de saber, al finalizar el día, que continuará sobre tu mesa de gestión al día siguiente.

Conociendo estos tips de organización para mejorar cada día y aún más el rendimiento de tu trabajo en la gestión diaria de la clínica dental, verás aumentar tu productividad y podrás dedicar más tiempo a lo que más te apasiona: cuidar de la sonrisa de tus pacientes y de los tuyos.

Si quieres saber más sobre cómo lograr un gestión de calidad en tu clínica dental y conocer otros aspectos importantes de la gestión de tu empresa para alcanzar un binomio entre dentista y empresario, aquí tienes toda la información sobre el MBA en Gestión Dental de dentalDoctors, el programa formativo pionero y líder en gestión y dirección de clínicas dentales. O si lo prefieres, puedes enviar un correo electrónico a info@dentaldoctorsinstitute.com o llamar al 96.133.37.90.

 

SI TE GUSTA ESTE CONTENIDO ¡COMPÁRTELO!