La implantación de la comunicación interna dentro de las empresas españolas, excepción hecha de las grandes corporaciones, todavía es escasa, lo que lo convierte en una de las principales asignaturas pendientes dentro de la gestión empresarial. Según revela un estudio realizado por la entidad Foro Internacional de Marketing entre Directores generales, directores de Marketing, consultores, profesionales del sector y alumnos de escuelas de negocio, la forma más habitual de comunicación interna en las organizaciones es una comunicación básica en forma de diálogo entre el trabajador y su jefe más inmediato, y sin embargo, la comunicación interna va mucho más allá.

Se trata de una de las más poderosas herramienta de cohesión interna en las organizaciones, pues tiene una influencia directa en la difusión del conocimiento de los servicios y logros de la organización y en el fomento del trabajo en equipo, según pone de manifiesto el V Estudio sobre Comunicación Interna y Gestión del Cambio desarrollado por el Observatorio de la Comunicación Interna.

Dicho estudio destaca como principales activos de este tipo de comunicación el hecho de que ayuda a crear cultura de empresa, fomentar el orgullo de pertenencia e implicar al equipo en la consecución de los objetivos corporativos.

Dados sus notables beneficios, resulta extraño que se trate de una herramienta tan poco implantada en las clínicas dentales, sobre todo si se tiene en cuenta que desarrollar una política de comunicación interna resulta casi más sencillo en una organización pequeña que en una gran compañía. Y es que, cuanto menor es el número de departamentos y, por tanto, de empleados, más cómodo resulta establecer sistemas de comunicación estandarizados que funcionen de manera bidireccional, así como canalizar la información de forma más rápida.

De hecho, muchos centros clínicos desarrollan ya acciones de comunicación interna sin ser del todo conscientes de ello y sin tenerlos definidos como tales. Y sino, veamos cuáles son los canales de comunicación interna que más fácil aplicación pueden tener en el ámbito de una clínica dental y piense si no está llevando a cabo alguno de ellos:

  • Manual de Bienvenida.

  • Reuniones periódicas.

  • Reunión anual.

  • Entrevistas y encuestas personales.

  • Formaciones específicas.

  • Comunicados por correo electrónico.

  • Boletines o revistas internas (impresas o digitales).

  • Tablón de anuncios.

  • Buzón de sugerencias.

No todos gozan, lógicamente, de la misma efectividad. De hecho, según la opinión de los directivos y empleados participantes en los estudios del Observatorio de Comunicación Interna y del Foro Internacional de Marketing, los que mayor capacidad de transmisión tienen son:

  • El Manual de Bienvenida, ya que sintetiza la cultura corporativa, la historia y los objetivos de la organización, así como lo que se espera del empleado, en un solo documento, que es fácilmente accesible.

  • Los boletines o revistas internas, dado que concentran noticias sobre la organización que pueden suscitan el interés del equipo por conocerlos e incluso, convertirse en esperados.

  • Los comunicados por correo electrónico, por su accesibilidad en cualquier momento y porque permiten generar una respuesta.

  • Las reuniones, sean grupales o individuales, que tienen el valor añadido de permitir tanto la expresión proactiva del empleado como la recepción del feed-back de una forma controlada.

En cualquier caso, para garantizar la eficacia de nuestra Política de Comunicación Interna dentro de la clínica dental lo más importante es contar como en todas las áreas de la gestión, con un plan estructurado, y en este sentido, el Plan de Comunicación Interna deberá prever:

    • qué tipo de informaciones se desean difundir y recoger,

    • con qué objetivos,

    • de qué forma se van a obtener,

    • a través de qué canales se transmitirán y

    • con qué periodicidad.