KPI, del inglés “Key Performance Indicator”, es un indicador del rendimiento que se utiliza como técnica de medición de resultados ante un objetivo. Constituyen una de las piezas clave en la elaboración y puesta en práctica de un plan de marketing ya que muestran en qué estado se encuentra cada una de las partidas que lo integran.
 
Para que un KPI pueda ser una herramienta fiable y nos aporte información útil ha de cumplir ciertos requisitos.
 
ü  Concreción: es importante identificar y especificar qué aspectos interesa calcular para evitar invertir tiempo y esfuerzo en algo que puede no ser útil para la mejora de tu clínica.  
 
ü  Ser medible o cuantificable: existen aspectos que pueden medirse de una forma sencilla (primeras visitas, ingresos, costes, etc.) aunque esto no ocurre siempre. En los casos en los que el ítem sea más abstracto, es necesario crear herramientas que nos permitan llevar a cabo una medición fidedigna. Por ejemplo, la satisfacción del paciente puede medirse a través de encuestas de valor numérico, que nos permitirán extraer datos concretos y fiables.
 
ü  Temporalidad: debe hacer referencia a un periodo de tiempo concreto y establecido. Si medimos espacios de tiempo distintos, las mediciones no serían fiables y no sé podrían extraer conclusiones reales.
 
Cada empresa establece sus propios KPIs en función de su actividad, sus características y sus objetivos. Desde dentalDoctors te animamos a que implementes los tuyos en busca de la excelencia odontológica!