Todos recordamos el olor de los guisos de nuestras abuelas, una fragancia que nos transporta a momentos felices de nuestra niñez generando una sensación mental de bienestar.

Este factor emocional tan decisivo y subjetivo está siendo aprovechado cada día más por las marcas y establecimientos, ya sea para atraer clientes a una panadería o a un centro de estética.

En nuestro caso, el de las clínicas odontógicas, es muy importante crear una buena experiencia cargada de sentimientos positivos que hagan a nuestros pacientes ver su visita al dentista como un momento confortable. ¿Por qué no generar una huella olfativa?

Esta técnica, que se conoce como marketing olfativo, está siendo muy utilizada, tanto que en contratos de alquiler de los espacios de los centros comerciales en Estados Unidos se ha comenzado ya a incluir una cláusula que limita el espacio para que no choquen los olores de un establecimiento con el del vecino.

El olfato es el sentido más emocional de todos los que posee el ser humano. Por eso, la mayoría de los supermercados han incluido un horno de pan, pues el olor se asocia a lo artesano o lo fresco, que tienen un impacto en las decisiones de compra.

El crecimiento del marketing olfativo ha hecho que Zenith Optimedia lo incluya entre las grandes tendencias en crecimiento en marketing en 2015. Y, aunque nos parezca ciencia ficción, ya existe un dispositivo que permite compartir olores a través del smartphone, el oPhone. Los usuarios tienen sólo tienen que hacer una foto del producto del que quieren enviar el olor y escoger las notas olfativas, con detalles como  elementos de ‘atardecer parisino’.

Del mismo modo que ahora la música ambiente forma parte de cualquier establecimiento, el olor lo será dentro de poco. De hecho, los datos de facturación del pasado año de la industria olfativa arrojan una cifra de facturación de 300 millones de dólares.

Hagamos que nos reconozcan por la profesionalidad y el buen hacer en nuestra clínica, pero, por qué no, que también nos relaciones con un olor maravilloso, signo de una experiencia fantástica.

Si quieres saber más de marketing olfativo, regístrate en nuestra web y descárgate este artículo escrito por el Dr. Primitivo Roig.