Si ya conoces el término Slow Dentistry, desarrollado por nuestro Director el Dr. Primitivo Roig, sabrás que, se trata de toda una filosofía de trabajo (y de vida) que, en gran medida, se basa en dotar a cada cita con nuestro paciente del tiempo necesario para su correcta preparación, ejecución y disfrute, siempre en pro de la calidad total en la prestación del servicio y de la máxima satisfacción en la experiencia vivida.

 

Es además un concepto que busca establecer una relación de reciprocidad entre el profesional y el paciente pues, practicar una Odontología Slow, nos permite realmente establecer un verdadero vínculo win-to-win entre quienes brindamos nuestros conocimientos y capacidades y quienes las reciben.

 

Así pues, el disfrute y la satisfacción al que nos referimos en el primer párrafo se hacen extensibles al profesional, no sólo al Odontólogo, sino a todo el equipo de la Clínica Dental, que será capaz, en un entorno Slow, de percibir las necesidades del paciente y actuar en consecuencia para, no sólo cubrirlas, sino superarlas, prestando atención a cada detalle. Todo ello en un ambiente laboral en el que cada jornada nos sintamos satisfechos y motivados por el trabajo bien hecho.

 

Sabemos que los pacientes perciben estímulos de TODO lo que viven en nuestra clínica, pero ¿es posible cuidar hasta el último detalle en cada visita de nuestros pacientes? Es posible y es necesario. Para ello te proponemos que apliques estas tres D`s:

 

1- DECIDE hasta qué punto la Odontología Slow es compatible con tu modelo de clínica. Es un concepto que se puede implementar en mayor o menor grado en cualquier clínica pero que requiere de cambios estructurales y actitudinales que se deberán asumir.

 

2- DEFINE con tu equipo cómo van a afectar los cambios a cada puesto de trabajo. Si tus empleados se tienen que involucrar en nuevas funciones deben conocerlas y sentirse implicados en el proceso de mejora. Su motivación  será decisiva.

 

3- DISFRUTA de las ventajas que te brinda este nuevo enfoque pero no olvides medir los resultados, valorarlos y definir acciones que aseguren la correcta consecución de los objetivos estratégicos de la clínica.

 

Si estás interesado en implantar este concepto en tu clínica no dudes en consultar los cursos y los planes de consultoría de dentalDoctors Institute.

 

 

 

Slow and Enjoy!